+(506) 7186-9111 info@padresporsiempre.net

¿Un problema de salud pública?

La tecnología se ha convertido en una herramienta imprescindible en nuestra vida cotidiana, pero también en una fuente potencial de adicción. Según diversos estudios, el uso excesivo de dispositivos electrónicos y redes sociales puede generar estrés, ansiedad y otros problemas de salud mental y emocional.

¿Qué es la adicción a las nuevas tecnologías?

La adicción a las nuevas tecnologías es un problema cada vez más común en la sociedad actual. Se trata de una condición en la que una persona se ve incapaz de controlar el uso de dispositivos tecnológicos, como smartphones, tablets o computadoras, y en la que dicha dependencia comienza a interferir en su vida cotidiana, relaciones interpersonales y desempeño académico o laboral. Aunque todavía hay cierta controversia en torno a la clasificación de la adicción a las nuevas tecnologías como trastorno psiquiátrico, muchos especialistas coinciden en que se trata de un problema real y preocupante que puede afectar gravemente la calidad de vida de quienes lo padecen.

Las personas adictas a las nuevas tecnologías suelen experimentar un impulso compulsivo y recurrente de utilizar sus dispositivos electrónicos, incluso en situaciones en las que su uso resulta inapropiado o peligroso, como mientras conducen o durante una reunión de trabajo. Además, suelen presentar signos de ansiedad y agitación cuando no tienen acceso a sus dispositivos, lo que puede generar síntomas de abstinencia similares a los observados en personas adictas a sustancias químicas. En casos extremos, la adicción a las nuevas tecnologías puede llegar a afectar seriamente la salud mental y física de la persona, así como su capacidad para funcionar en la sociedad de manera efectiva.

Joven con adicción de nuevas tecnologías

El trastorno por videojuegos

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha agregado en su informe CIE-11 el trastorno de los videojuegos y resume:

“El trastorno del juego se define en la 11ª Revisión de la Clasificación Internacional de Enfermedades (ICD-11) como un patrón de comportamiento de juego (“juegos digitales” o “videojuegos”) caracterizado por un control deficiente sobre los juegos, lo que aumenta la prioridad dada a los juegos sobre otras actividades en la medida en que el juego tiene prioridad sobre otros intereses y actividades diarias, y la continuación o intensificación del juego a pesar de la ocurrencia de consecuencias negativas.”

“Los estudios sugieren que el trastorno del juego afecta solo a una pequeña proporción de personas que participan en actividades de videojuegos o digitales. Sin embargo, las personas que participan en juegos deben estar alertas a la cantidad de tiempo que dedican a las actividades de juego, particularmente cuando excluyen otras actividades diarias, así como a cualquier cambio en su salud física o psicológica y funcionamiento social que podría atribuirse a su patrón de comportamiento de juego.” 

Estadísticas

La adicción a los videojuegos fue incluida dentro de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE) de la Organización Mundial de la Salud por primera vez en diciembre de 2017, y se ratificó tres meses después, lo que permitió definir aspectos clínicos de este desorden de comportamiento.

Entre las características clínicas de este desorden se encuentran la falta de control en la frecuencia, intensidad y duración del tiempo de juego, aunque el documento resalta que es más importante considerar en el diagnóstico la interrupción de otras actividades básicas, como comer o dormir, que las horas que se invierten en este tipo de contenidos.

Según la encuesta online sobre internet, videojuegos y juego con dinero durante la pandemia por COVID19, impulsada por el Observatorio Español de las Drogas y las Adicciones en España (2020).

Se realizaron un total de 2037 encuestas, en el rango 14-87 años, el 9% de ellos eran menores de edad (14 a 17 años). En relación con la frecuencia de uso de videojuegos, se puede comprobar que antes del confinamiento la frecuencia más habitual era de 1 a 3 días al mes, mientras que durante el confinamiento es de 5 a 7 días a la semana.

Se incluyeron preguntas basadas en los criterios DSM-V para poder detectar un posible trastorno por videojuegos. Considerando el trastorno por uso de videojuegos como un patrón de comportamiento caracterizado por un control deficiente sobre el juego, aumentando la prioridad de este por sobre otras actividades, junto a la continuación del juego a pesar de sus consecuencias negativas. Se valora como posible trastorno por uso de videojuegos a las personas que alcanzan una puntuación igual o mayor de 5 en la escala DSM-V.

Entre los jóvenes de 14 a 17 años que han participado en esta encuesta, el 9% presentan un posible trastorno por videojuego, frente al 6,9% de los mayores de edad.

Así mismo en Costa Rica se realizó una encuesta en el 2022 para padres con hijos adolescentes en la cual se reflejaron lo siguientes resultados: un 75 % expresar decir que si creen tener hijos con una posible adicción a los videojuegos y un 25 % lo niega, por lo tanto 8 de cada 10 entrevistados considera que sus hijos parecieran tener problemas con la tecnología.

¿Por qué se incluye el trastorno de los video juegos en la CIE-11 de la OMS?

“Una decisión sobre la inclusión del trastorno del juego en ICD-11 se basa en revisiones de la evidencia disponible y refleja un consenso de expertos de diferentes disciplinas y regiones geográficas que participaron en el proceso de consultas técnicas realizadas por la OMS en el proceso de desarrollo de ICD-11.”

“La inclusión del trastorno del juego en la CIE-11 sigue al desarrollo de programas de tratamiento para personas con condiciones de salud idénticas a las características del trastorno del juego en muchas partes del mundo, y dará como resultado una mayor atención de los profesionales de la salud a los riesgos del desarrollo de este trastorno y, en consecuencia, a las medidas de prevención y tratamiento pertinentes.”

Causas de una adicción a la tecnología

Los nativos digitales se caracterizan por estar sobre estimulados y tienen incorporados los hábitos de uso de la tecnología a edades tempranas. Estas generaciones buscan la satisfacción inmediata, a través de la tecnología logran intensos estímulos que generan la gratificación inmediata mediada por la liberación masiva de dopamina a nivel cerebral, que es un neurotransmisor ligado al placer .

Según estudios, los jóvenes se hacen adictos a una tecnología o a un comportamiento porque, al final, se convierte en algo biológico y que está relacionado con varios elementos: la dopamina (que está relacionada con los circuitos de recompensa), la noradrenalina (relacionada con la excitación) y las endorfinas (también conocidas como hormonas de la felicidad).

Este circuito es activado por las acciones, decisiones y estrategias desarrolladas por el jugador en los videojuegos que dispara el circuito dopaminérgico de recompensa que hace que esta acción sea muy placentera y se genere la necesidad de repetirla. Esto hace que prefieran esta forma de entretenerse, frente a otras actividades, por la intensidad del estímulo y la velocidad de la respuesta, que produce a más estímulo más placer. Entonces se estimula en forma indefinida este circuito, que implica tres aspectos: deseo, acción y recompensa.

Mujer en la madrugada revisando sus redes sociales por su adicción a la tecnología.

10 aspectos negativos de la adicción a las nuevas tecnologías

  • Puede causar aislamiento social y reducir las habilidades de comunicación interpersonal.
  • Fomenta la procrastinación y la pérdida de tiempo.
  • Aumenta el riesgo de problemas de salud mental, como la depresión y la ansiedad.
  • Puede causar problemas de sueño y trastornos del ritmo circadiano.
  • Fomenta el sedentarismo y reduce la actividad física.
  • Aumenta el riesgo de problemas de visión, dolores de cabeza y fatiga ocular.
  • Puede causar problemas posturales y de dolor muscular debido a una mala ergonomía.
  • Fomenta la dependencia emocional de la tecnología y reduce la capacidad de afrontamiento.
  • Aumenta el riesgo de exposición a contenido inapropiado o dañino.
  • Puede afectar negativamente el rendimiento académico o laboral debido a la falta de concentración y productividad.

Los 10 aspectos negativos de la adicción a las nuevas tecnologías mencionados anteriormente reflejan la gravedad de este problema y su impacto en la vida cotidiana de quienes lo padecen. El aislamiento social, la pérdida de habilidades de comunicación interpersonal y el sedentarismo son solo algunos de los efectos negativos que pueden surgir como resultado de la dependencia tecnológica. Además, la adicción a las nuevas tecnologías puede tener graves consecuencias para la salud mental, como la depresión y la ansiedad, así como para la salud física, como problemas posturales, dolores de cabeza y fatiga ocular.

Según el documento “Las nuevas tecnologías: la adicción de nuestra era” en el portal psiquitria.com existen no solo consecuencias cognitivas sino que fisiológicas también asociadas:

“Las consecuencias fisiológicas quedan reflejadas de esta manera atendiendo a las manifestaciones que conlleva tales como el sedentarismo, cansancio, sueño, desnutrición, cefaleas, fatiga ocular, problemas musculares, agotamiento mental, epilepsias, convulsiones, retraso en el desarrollo y alteraciones del sistema inmune. Éstas, se han de considerar en el momento del diagnóstico y evaluación del sujeto para poder abordar el problema y tratarlo de manera adecuada, llevando así a su recuperación.”

Es importante destacar que la adicción a las nuevas tecnologías no solo afecta a la persona adicta, sino también a su entorno más cercano. Las relaciones interpersonales pueden verse seriamente afectadas por la dependencia tecnológica, lo que puede generar un sentimiento de aislamiento y desconexión en la persona adicta y en las personas que la rodean. Además, la adicción a las nuevas tecnologías puede tener un impacto negativo en el rendimiento académico y laboral de la persona, lo que puede afectar su futuro y sus oportunidades de desarrollo personal y profesional. En resumen, la adicción a las nuevas tecnologías es un problema real y preocupante que requiere atención y tratamiento para evitar sus consecuencias negativas en la vida de las personas.

En la Fundación Padres por Siempre contemplamos las tecnologías como un recurso eficiente y respetamos que formen parte de nuestro día a día. Sin embargo, trabajamos para promover un uso saludable, consciente y favorable de las mismas. Somos un servicio comprometido con la idea de entender las dificultades en torno a las tecnologías como una oportunidad para que menores y mayores de edad tengan la posibilidad de desarrollar recursos valiosos y eficientes que impulsen un estilo de vida más pleno y creativo.

¿Qué es la terapia cognitivo-conductual para la adicción a las nuevas tecnologías?

La terapia cognitivo-conductual (TCC) es una terapia psicológica estructurada y breve que se enfoca en identificar y modificar los pensamientos y conductas disfuncionales. Esta terapia está basada en la idea de que nuestros pensamientos, emociones y comportamientos están interrelacionados y que podemos modificarlos mediante técnicas específicas para mejorar nuestra salud mental y emocional.

¿Cómo funciona la terapia cognitivo-conductual para tratar la adicción a las nuevas tecnologías?

La TCC se presenta como una alternativa eficaz para tratar la adicción a la tecnología ya que permite identificar las cogniciones y conductas disfuncionales asociadas al uso excesivo de dispositivos electrónicos y redes sociales. A través de esta terapia se pueden aprender nuevas habilidades para relacionarse de forma saludable con el entorno y reducir el aislamiento social que puede ser consecuencia del uso excesivo de la tecnología.

En la terapia se utilizan técnicas como:

  • Entrenamiento en habilidades sociales: se enseña al paciente a relacionarse de forma saludable con los demás, reduciendo el aislamiento social que a veces puede ser consecuencia del uso excesivo de la tecnología.
  • Exposición gradual: se trata de enfrentar al paciente a situaciones que le generan ansiedad y estrés, pero de forma progresiva y controlada, para que pueda aprender a afrontarlas de manera adaptativa.
  • Reestructuración cognitiva: se trata de identificar y modificar las creencias y pensamientos negativos que pueden estar alimentando la adicción a la tecnología.
  • Relajación: se enseña al paciente técnicas de relajación y respiración que le permitan reducir el estrés y la ansiedad asociados al uso excesivo de la tecnología.

La adicción a las nuevas tecnologías: ¿una droga moderna?

La terapia cognitivo-conductual es una de las principales técnicas utilizadas para tratar la adicción a las nuevas tecnologías. Esta terapia se basa en la idea de que los pensamientos y las conductas están estrechamente relacionados y pueden influenciarse mutuamente. En este sentido, la terapia cognitivo-conductual para tratar la adicción a la tecnología se enfoca en modificar los patrones de pensamiento y comportamiento que llevan a la dependencia tecnológica.

Durante el tratamiento, el terapeuta ayuda al paciente a identificar los pensamientos y sentimientos que lo llevan a usar la tecnología de manera compulsiva. A partir de ahí, se trabajan las conductas relacionadas con la adicción, identificando las situaciones que las desencadenan y buscando alternativas saludables para enfrentarlas. Además, se trabaja en la modificación de las creencias y pensamientos negativos que refuerzan la adicción, lo que ayuda a la persona a tener una actitud más positiva y constructiva ante su situación.

La terapia cognitivo-conductual para tratar la adicción a las nuevas tecnologías es un proceso gradual que requiere tiempo y compromiso por parte del paciente. Sin embargo, puede ser muy efectiva para ayudar a las personas a superar su dependencia tecnológica y recuperar el control sobre sus vidas. Es importante destacar que la terapia cognitivo-conductual debe ser realizada por un profesional capacitado y con experiencia en el tratamiento de la adicción a la tecnología.

10 beneficios cortos de la terapia para tratar la adicción a las nuevas tecnologías:

  • Ayuda a identificar patrones de comportamiento y pensamiento poco saludables.
  • Proporciona herramientas para manejar la ansiedad y el estrés.
  • Aumenta la autoestima y la confianza en uno mismo.
  • Enseña habilidades de comunicación y relaciones interpersonales.
  • Fomenta la toma de decisiones conscientes y responsables.
  • Ayuda a establecer límites y prioridades claras.
  • Mejora la concentración y la capacidad de atención.
  • Promueve la creatividad y la exploración de nuevas actividades.
  • Facilita la adaptación a los cambios y la resiliencia ante las dificultades.
  • Ayuda a alcanzar un equilibrio saludable entre el uso de la tecnología y otras actividades importantes en la vida.

Equipo Multidisciplinario de la Fundación Padres por Siempre

En la Fundación Padres por Siempre contamos con un equipo multidisciplinario de psicólogos, psicopedagogos, nutricionistas y doctores que ofrecen un servicio pionero para dar respuesta a la necesidad de asesorar, prevenir y en su caso intervenir frente al uso inadecuado de las nuevas tecnologías.

Filosofía de la Fundación Padres por Siempre

Nuestro enfoque se centra en contemplar las tecnologías como un recurso eficiente y respetar que formen parte de nuestro día a día. Sin embargo, trabajamos para promover un uso saludable, consciente y favorable de las mismas. Por ello, ofrecemos servicios de prevención, formación e intervención dirigidos tanto a personas, sus familias, como a profesionales de diferentes ámbitos.

Tratamiento Individual y Personalizado para la Tecnoadicción

En el tratamiento personalizado, nuestro equipo valora integralmente la situación de la persona y se establece un plan remedial adaptado a sus necesidades específicas. Se ofrecen 15 sesiones con el objetivo de dar una respuesta y un resultado real de la problemática.

También ofrecemos campamentos para menores de 12 a 17 años, con un máximo de 30 participantes, en los que se busca fomentar tres días sin tecnología y ayudarles a entender sus propias capacidades y habilidades para una mejor versión de sí mismos.

Talleres Exclusivos para Primaria y Secundaria para el tema de adicción a las nuevas tecnologías.

Asimismo, brindamos charlas y talleres de prevención para centros educativos con el objetivo de concientizar sobre la adicción tecnológica. Los talleres son personalizados según la población y abordan temas como la guía para padres, la capacitación para profesores en la prevención de adicciones a las tecnologías de la información y la comunicación y talleres exclusivos para primaria y secundaria sobre la psicoeducación de las tecnologías mediante actividades dinámicas.

Guía para Padres sobre la adicción a las nuevas tecnologías

En la Fundación Padres por Siempre, nos comprometemos a entender las dificultades en torno a las tecnologías como una oportunidad para que menores y mayores de edad tengan la posibilidad de desarrollar recursos valiosos y eficientes que impulsen un estilo de vida más pleno y creativo. Contáctanos para obtener más información sobre cómo podemos ayudarte.

Conclusión

Es importante que como sociedad tomemos en serio la adicción a las nuevas tecnologías y que detectemos los patrones de comportamiento adictivo. No debemos subestimar el impacto negativo que puede tener esta adicción en nuestra vida y en la de nuestros seres queridos. Si sientes que puedes estar experimentando una adicción a la tecnología, no dudes en buscar ayuda.

Chat
¿Requiere ayuda?
¡Estamos para servirle!